INBI-05 Quien reparte, la mejor parte

El sobreesfuerzo en la implementación BIM no se aprecia hasta más adelante.

El ciclo de vida del edificio comprende desde el diseño, contrucción, uso y su demolición o renovación. Para todas estas fases, se puede utilizar la metodología BIM. Es recomendable que desde una temprana etapa del diseño, se tenga en cuenta aunque requiera de un mayor esfuerzo inicial.

Es frecuente que cuando un estudio de arquitectura comience a a implantar BIM para un proyecto por primera vez, tenga que dedicarle el doble de tiempo sin obtener beneficios tangibles instantáneos. Suele pasar que aparece en el equipo una desmotivación que puede llevar al fracaso la instauración del Building Imformation Modeling.

No se debe desesperar ya que las ventajas de este sistema se verán un poco más adelante. Empezando por la facilidad de calcular las mediciones desde el modelo virtual para obtener unos presupuestos más exactos. También podremos observar las cualidades del BIM cuando podámos hacer modificaciones con velocidad o diferentes opciones que nos ayuden a decidir.

La opción más deseable sería que una vez creado el modelo virtual en la fase de diseño, se fuese transmitiendo a la siguiente, en este caso la de la construccion. Con esto, podríamos seguir usando toda la información recogida hasta la actualidad y no tener que empezar modelando de nuevo el proyecto desde el principio.

Que el modelo virtual se transmita entre fases es algo que debería ser impuesto por el promotor, sobre todo cuando pretende explotar la edificación durante todo el ciclo de vida del edificio. Masplan.es asesora a dicos promotores mediante las Guías MASPLAN, explicando todo el potencial que el BIM posee.

Comments(0)

Leave a Comment